Qué es el idioma Luxemburgués… y a dónde va

pasaportesluxemburgues

El luxemburguués lo hablan menos de 400.000 personas en el mundo, y la Unesco lo considera un idioma “vulnerable”. Sin embargo, según el gobierno luxemburgués, el aprendizaje del “Lëtzebuergesch”, el idioma nacional de Luxemburgo, está en auge, hasta el punto de que las autoridades del Gran Ducado están considerando el reconocimiento de este idioma por parte de la UE.

Para fomentar la promoción del Lëtzebuergesch, dentro y fuera de las fronteras, un proyecto de ley fue presentado a principios de enero en la Cámara de Diputados. “Se decidió iniciar negociaciones con las instituciones europeas para encontrar un acuerdo sobre un” acuerdo administrativo “”, dijo el Ministro de Educación en una respuesta escrita a AFP. “En términos concretos, esto significaría que cada ciudadano tendría derecho a dirigirse a las instituciones europeas en luxemburgués y recibir una respuesta en ese idioma”, dijo el ministro.

El Lëtzebuergesch es un dialecto franco-moselano que es hablado por 390,000 personas, según la UNESCO. Esta última lo califica de “vulnerable” en su Atlas de idiomas en peligro en el mundo.

Según el Instituto Nacional de Estadística de Luxemburgo (STATEC), este idioma es la primera lengua hablada por los 590.000 habitantes (55,8%) antes del  portugués (15,7%) y francés (12,1%).

Por nacionalidad, el luxemburgués es hablado por casi nueve de cada diez luxemburgueses, pero solo por el 5% de los residentes extranjeros y éstos, sin embargo, representan casi la mitad de la población.

Aunque ha sido reconocido desde 1984 como un idioma nacional, también se encuentra entre los idiomas administrativos y judiciales, junto con el francés y el alemán.

El luxemburgués también se considera una puerta de entrada al mercado laboral en el país. Pero con casi uno de cada dos empleados viviendo en el extranjero, muchos son transfronterizos que no están familiarizados con este dialecto.

En 2012, la editorial Assimil publicó un libro de conversación luxemburguesa que vendió más de 10,000 copias en un año. Assimil ha publicado otros dos libros. Un cuarto está previsto.

Entre las referencias de editoriales locales, el número de libros de texto luxemburgueses ha aumentado a alrededor de veinte en Ernster, una cadena de librerías establecida en el Gran Ducado. “Se podría decir que hay una demanda creciente de métodos de aprendizaje de idiomas, y por tanto, una creciente voluntad de aquellos que no hablan Lëtzebuergesch, por aprenderlo”, dijo Gabi Bisenius,  en especialista en contenidos luxemburgueses de la librería.

Otro dato, según el Instituto Nacional de Lenguas (INL), los cursos de principiantes de Luxemburgués se llenan enseguida.  Para satisfacer la demanda, el INL infló en casi un 30% su oferta de cursos en luxemburgués entre 2016 y 2017. Pero quizá no sea el amor al idioma la razón de este asalto a las clases  de luxemburgués,  sino más bien un fenómeno colateral de la llegada de la nueva ley sobre nacionalidad, que implica tener conocimiento básiso del idioma luxemburgués para la obtención de la nacionalidad.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*