Un último estudio dice que nos nos sentimos tan bien en Luxemburgo

Según el último estudio sobre bienestar realizado por Statec, las áreas como la vivienda o la salud son una preocupación para el público y afectan el indicador de su bienestar.
Parece que en Luxemburgo, el bienestar tarda más en recuperarse que el crecimiento económico. Esta es la afirmación hecha el martes por el Statec, durante la presentación de los resultados del PIBien-être (PIBienestar), de su evolución entre 2009 y 2015. El índice, compuesto por sesenta indicadores como ingresos, salud, vivienda o satisfacción con la vida en general, refleja la calidad de vida de la población.

Se registró un descenso de 2010 a 2012, como el PIB tradicional, que mide la riqueza de un país. Desde 2012, el PIBien-être ha vuelto a subir, pero “esta curva del bienestar evoluciona muy lentamente en comparación con el PBI que aumentó del 20-30% en este período. El indicador compuesto se estanca o se recupera muy poco y ni siquiera ha alcanzado el nivel anterior a la crisis”.

“Esto muestra que  el bienestar percibido por los hogares está algo desconectado del crecimiento del PIB. La gente no tiene una percepción de una explosión de su bienestar “, dice Serge Allegrezza, director del Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos.

Las mejoras más significativas percibidas, entre 2009 y 2015, afectan el medio ambiente (+ 13%), los ingresos y la riqueza (+ 10%), la educación (+ 1,5%) y la frecuencia de los enlaces sociales ( + 1,5%). En términos de educación y habilidades, el Statec señala que el número de graduados de educación superior está aumentando, pero que, al mismo tiempo, la tasa de deserción también.

Las áreas donde la calidad de vida se ha deteriorado son la salud (-10%), la seguridad personal (-10%), la vivienda (-6%) y la gobernanza (-6%). Otro punto negativo, la proporción de adultos que perciben que gozan de buena salud, que pasó de 74% a 70,5% en seis años, y también los que tienen problemas de salud mental, los cuales pasan a más del doble (43% ).

Finalmente, un punto que falta por el momento -y que se debería incluir en los estudios- es la percepción de la  movilidad/transporte. Es importante saber cuánto tiempo pasan las personas en la carretera o en el transporte público y comprender ese aspecto de la vida que también es parte de su calidad de vida”. 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*